Tutorial para el autovendaje de pierna en pacientes de linfedema

Escrito por Sinu Fisioterapia // 27 Oct, 2019

Continuamos con los tutoriales para el autovendaje en pacientes de linfedema. Hoy te contamos qué pasos debes seguir y qué materiales necesitarás para el vendaje de pierna.

En primera lugar protegeremos la piel de las rozaduras con una media de algodón. Es una pieza lavable que además, nos ayuda a recoger el sudor corporal. Debes asegurarte de que no hace arrugas antes de comenzar a vendar sobre ella.

Hacemos el vendaje en dos partes: del pie a la rodilla y de la rodilla al muslo. Así tendrás más movilidad y podrás hacerlo con más comodidad. 

Para la primera capa del vendaje emplearemos espuma. Comenzamos en el borde del talón y vamos haciendo rodar el rollo de espuma sobre la pierna de forma firme pero sin estirar. Cuando lleguemos a debajo de la rodilla, sujetamos con una pinza. 

Existen diferentes tipos de espuma, más o menos ligeras, densas o flexibles. Elegiremos las más gruesas (tipo foam) o incluso con relieve cuando el linfedema tenga mucha fibrosis. Esta capa favorece la reabsorción de líquido linfático y por tanto facilita la pérdida de volumen. Además, la espuma ayuda a homogeneizar el contorno de la pierna protegiendo salientes óseos como el tobillo o la rodilla y el tendón de aquiles. Mantiene el vendaje en su sitio y protege de roces. 

A continuación, usaremos una venda de 8 cm comenzando desde el empeine y subiendo hacia el tobillo como mostramos en el vídeo. Debemos solapar la venda aproximadamente al 50% de su anchura.

Ahora toca realizar la segunda parte del vendaje: desde debajo de la rodilla hasta la parte alta del muslo. Para ello comenzamos con una capa de espuma, igual que hemos hecho anteriormente. 

Sobre la espuma, colocamos una capa de venda, esta vez de 10 cm, comenzando desde debajo de la rodilla. Después con venda de 12 cm comenzando desde encima de la rodilla. En ambos casos comenzamos el vendaje con la punta de la venda hacia nosotros para evitar que se nos deshaga. Al terminar, sujetaremos la venda con ganchos y colocamos sobre ellos una tira de esparadrapo o similar para evitar que se suelte o se enganche con la ropa. 

¡Ya está listo!

También te puede interesar:

Odio mis piernas

Odio mis piernas

La presión social es un obstáculo para quererte tal y como eres En nuestra profesión nos encontramos con innumerables casos de mujeres que temen la llegada del verano por el miedo a mostrar sus piernas. A partir del mes de mayo la frase "odio mis piernas" se repite...

leer más

2 Comentarios

  1. Ardaitz

    Asombrosamente interesante este artículo respecto a consejos para evitar que los años nos
    pasen tanta factura

    Responder
    • sinuMar

      !Hola! Si, siempre intentamos acompañar y enseñar para que los afectados sean lo más independientes posible. Los autocuidados son muy importantes, el vendaje es uno de ellos y como bien dices, evita la progresion del linfedema. Un abrazo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.