¿Qué es el Linfedema?

¿Qué es un Linfedema?

Una de las funciones del sistema vascular es suministrar todo lo necesario para nutrir y oxigenar nuestras células, recoger y llevar de vuelta para depurar todos los productos de desecho generados. Se puede hacer cargo aproximadamente del 90% de agua, toxinas, células y diversas moléculas  generadas durante nuestro metabolismo celular. El sistema linfático se encarga de ese 10% restante, cumpliendo así una de sus funciones: el drenaje del tejido.

El linfedema es un edema localizado, en una extremidad (brazo o pierna) o en ambas, o en un área corporal (abdomen, cara…) en las cuales el sistema linfático no puede cumplir con su función de drenaje.

Si el sistema linfático se encuentra en un estado óptimo se puede encargar de este 10% restante, e incluso de más si hace falta en un momento puntual: infección, traumatismo, etc…

Cuando el sistema linfático no está al 100% todo este excedente se va acumulando de manera progresiva en el tejido, entre la piel y la fascia muscular, dando origen al linfedema.

¿Cuál es el origen y por qué comienza la formación de un Linfedema?

Se habla de linfedema primario cuando su origen es genético, es decir, hay un déficit en la propia estructura del sistema linfático (vasos, capilares o ganglios) o en su ritmo de funcionamiento, y es desde el nacimiento.

Y aunque en algunos casos es capaz de compensar a pesar de este déficit, y los síntomas (sobre todo la inflamación) no aparecen hasta la adolescencia, e incluso más tarde (con 30, 40 y hasta más de 60 años…) es importante diagnosticarlo cuanto antes para comenzar con el tratamiento adecuado en seguida.

Y hablamos de linfedema secundario cuando el sistema linfático está íntegro desde el nacimiento y funciona perfectamente pero sufre un traumatismo que hace que todo cambie, y a partir de aquí ya no puede cumplir con su función de drenaje al 100%.

Esta agresión puede ser por un traumatismo propiamente dicho, o por: cirugía o tratamiento oncológico en el que es necesario extirpar los ganglios próximos a la zona intervenida, la radioterapia, las cicatrices que pueden hacer de “barrera”, formaciones de tejido que pueden comprimir el sistema (neoplasias), infecciones.

¿Por qué se llama Linfedema?

La diferencia principal entre un linfedema y cualquier otro edema que puede darse, por ejemplo después de un esguince, es su composición.

El linfedema tiene una gran concentración de proteínas y de moléculas con un gran peso que tienen dificultades para su transporte y por eso se acumulan, esto condiciona su tratamiento y su evolución.

El agua es relativamente fácil de drenar, el resto de los componentes que conforman el linfedema no.

Por eso no sirve cualquier masaje, cualquier vendaje o cualquier media para su control y estabilización.

Por eso si no se trata evoluciona hacia estados que podrían llegar a ser irreversibles.

Evolución de un Linfedema

Dependiendo de la fuente consultada hay distintos tipos de graduación para la evolución del linfedema, desde sus inicios en un Grado 0 ó 1, en el cual no hay mucho volumen acumulado, y este disminuye con el descanso y elevando la zona afectada; hasta grados o estadios más avanzados en los que esas proteínas que forman el linfedema producen cambios en la estructura del mismo, produciendo una fibrosis que imposibilita el drenaje y la zona afectada apenas mejora.

Tratamiento del Linfedema

En Sinu Fisioterapia estamos especializados en el Tratamiento del Linfedema, reduciendo su volumen y estabilizandolo, la Fisioterapia Perineal para mejorar Suelo Pélvico y la Regeneración con Radiofrecuencia con Indiba.

Puedes contactar con nosotros llamando al 650 76 48 13 o mediante nuestro formulario de contacto.