Diferencias entre Lipedema y Linfedema

diferencias lipedema y linfedema
Escrito por Sinu Fisioterapia // 22 Abr, 2021

A veces puedes observar cambios en tu cuerpo que te hagan pensar, ¿Estoy engordando?, ¿Qué hinchada o inflamada estoy?, ¿Qué me está pasando?. Podrías estar sufriendo una de estas dos enfermedades sin saberlo.

¿Conoces en qué consiste el LIPEDEMA? ¿y el LINFEDEMA?. Se parecen en la terminología, sí, pero no son lo mismo, ni se tratan igual. Hoy vamos a explicarte de forma sencilla las diferencias entre ambas, para que puedas identificarlas y conocer la prevención y solución para cada una de ellas.

Diferencias entre Lipedema y Linfedema

EL LIPEDEMA, se trata de la acumulación de grasa de forma patológica. Se produce generalmente en piernas y si no se trata avanza y se extiende a brazos.. El 95% de las personas que la padecen son mujeres.

EL LINFEDEMA, consiste en depósito de líquido linfático entre el tejido subcutáneo, la mayoría de las veces como consecuencia de un tratamiento oncológico. Se produce normalmente en un brazo o en una pierna (al ser más frecuente después de un cáncer de mama o genital)
También existe el linfedema primario o genético.

Te detallamos un poco más cada una de las dos enfermedades y sus síntomas.

Lipedema

Es una enfermedad inflamatoria crónica y evolutiva. La grasa (los adipocitos) son más grandes y se acumulan en mayor número en unas zonas concretas del cuerpo. Puede comenzar en la zona de las cartucheras y muslos e ir evolucionando hasta llegar a las pantorrillas. con el tiempo también los brazos. El pie no se ve afectado.
Aunque parece ser una enfermedad reciente (fue reconocida como tal por la OMS en el año 2018) en países como Alemania llevan décadas tratando con ella.

¿Cómo puedes detectar si padeces esta enfermedad?
No solo afecta a nivel estético, sino que produce otra serie de síntomas como son:

Problemas de movilidad y en articulaciones debido al volumen.
Dolor en las piernas incluso en reposo (que puede llegar a despertarte o impedirte dormir)
Fatiga y cansancio general.
Fragilidad capilar (salen moratones con facilidad)
Signo de la copa en el tobillo.
Simetría en la afectación en las extremidades.
Estrés e inseguridad
Baja autoestima

lipedema

Linfedema

Inflamación y edema en una zona del cuerpo debido a un mal funcionamiento del sistema linfático en ese área, ya sea por un traumatismo en el sistema (cirugía directa, extirpación, golpe, infección…) o por una disfunción genética (el sistema está incompleto o funciona más lento)
Es más frecuente en extremidades pero se puede dar también en cara, abdomen, zona genital etc.
El diagnóstico precoz es fundamental para la evolución de esta enfermedad.

¿Cuáles son sus síntomas en la zona afectada?

Aumento de volumen, normalmente asimétrico.
Engrosamiento y endurecimiento de la piel con el paso del tiempo.
Pesadez, sensaciones que en el otro lado del cuerpo no se tienen.
Dolor, molestia.
Infecciones locales (en esa zona) con facilidad ya que el sistema inmunitario ahí está deprimido.
Rigidez, piel tirante que llega a exudar líquido linfático.
Ampollas o verrugas.

linfedema

linfedema

También hay afectación psicológica, al tratarse de una enfermedad crónica que causa cierta deformidad y asimetría y cuyos autocuidados exigen de un compromiso importante por parte del paciente.

Aunque como podéis ver las dos enfermedades y sus síntomas son diferentes, a veces poder establecer si sufrimos alguna de ellas, es complejo.

Por eso lo mejor es contactar con un profesional que te ayude a identificar correctamente si puedes sufrir de lipedema o de linfedema, cómo tratarlo y cómo seguir unas pautas en tu vida diaria que te ayuden a controlar la enfermedad y paliar los síntomas.
Conseguirás una mayor calidad de vida.

Porque cuidarte, es lo mejor que puedes hacer por ti…..

También te puede interesar:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *